Aaron lleva ya unos años lejos de casa desde que saliera en busca de prácticas para completar su formación. Hoy, 3 años y medios después, se siente cómodo en un país tan diferente como el bávaro y reconoce echar de menos a su familia y amigos.

¿Qué tal la experiencia en Alemania?

Muy buena y enriquecedora en todos los sentidos, aprendiendo la cultura, el idioma, el significado de independencia. He tenido la oportunidad de venir a Hannover con varios alicantinos (aunque ya solo quedamos dos) y otros muchos más jóvenes de España en un proyecto en el que participaban varias entidades, como la propia Unión Europea, la cámara de comercio de Hannover, Cáritas y varios centros de enseñanza, como era el mío. Estamos juntos en esto desde el primer día y lo estaremos hasta el último.


¿Qué te llevó a irte de la terreta? ¿Hace mucho que te fuiste?

Estaba estudiando y surgió la posibilidad de hacer las prácticas en el extranjero y ya han pasado tres años y medio de aquello


¿Qué echas de menos de Alicante?

Va a sonar a tópico pero, la playa al lado de casa, el sol y el tardeo con los amigos de toda la vida. Cada vez que voy a pasar unos días, por una parte me siento alicantino, el que se conoce todos los rincones, pero por otro lado, como un mero visitante el cual no conoce nada. Al juntar las dos situaciones, el resultado es especial. Por ejemplo, la explanada está ahí con sus piedrecitas desde antes de que yo naciera y todos hemos corrido por las calles de nuestros barrios, pero te ilusionas y emocionas al volver a pasear por esos sitios. Ahora hasta veo con cierto encanto la calle San Francisco (la calle “de las setas”).

¿Qué te ha parecido nuestra cerveza?

Muy fresca, bajé estas últimas hogueras y ya me habían hablado de ella, así que entre playa y mascletà hice una paraeta y pude probarla.  Entra muy suave y al final le notaba un puntito amargo, el justo para decir sin pensar “che qué bo!” y para tomarla con un aperitivo, perfecta.


¿A qué te dedicas?

Intentando traducirlo del alemán, podría entenderse como técnico electricista/electrónico industrial, aparte de Técnico superior en telecomunicaciones, formación por la que me fui.

¿Tienes pensado volver algún día?

Por supuesto, en navidades para estar con la familia y en verano para disfrutar de la playa y de las Hogueras, ah! Y visitar la fábrica, probar las otras variedades y picar algo en el Taproom. El futuro es muy incierto, pero siempre hay un par de ideas en mente y volver a Alicante siempre está ahí.